“Mi mente se olvida del orgullo,
se saturan mis deseos con imágenes del pasado,
ansía mi cuerpo tenerte cerca para arrancarte la carne…
devorar tu esencia a rasguños forzados
amarte en la ausencia y odiarte en presencia.
Vuelve el orgullo y carcomen los celos
¿a donde has ido?
Discúlpame por creerte especial.”

“-Eres feliz?- me preguntó ella mirándome fijamente a los ojos, como si buscara los recuerdos rotos de mi alma.
-A ratos- le contesté con indiferencia,mientras desviaba mis ojos de los suyos. Ella bajó su cabeza con expresión triste que hizo que deseara no haberle dicho eso nunca. -Lo soy cuando estoy contigo…- Contesté desesperadamente haciendo mi mayor esfuerzo para volver a ver su preciosa sonrisa.
Al escuchar eso las comisuras de sus hermosos labios se levantaron, aquella sonrisa suya.. juguetona, llena de cariño, aquella sonrisa que me hacía feliz como un niño frente a un árbol de navidad. Ella, la que me hacía creer en la esperanza que había perdido bastante tiempo atrás.
(…)”

Bebemos demasiado, fumamos demasiado, gastamos sin pensar, reímos demasiado poco, conducimos demasiado rápido, nos cabreamos demasiado, trasnochamos demasiado, nos levantamos demasiado cansados, leemos demasiado poco, vemos demasiada TV. Hemos multiplicado nuestras posesiones pero nuestros valores han menguado. Hablamos demasiado, amamos demasiado poco a menudo, y odiamos demasiado frecuentemente. Hemos aprendido a ganarnos la vida pero no a disfrutarla. Hemos añadido años a la vida, no vida a los años.
-George Carlin 1937 - 2008

3 Horas, 16 minutos y 30 segundos… (Charles Bukowski)
Se supone que soy un gran poeta
y tengo sueño por la tarde
sé que la muerte
es un toro gigantesco
dispuesto a embestirme
y tengo sueño por la tarde
sé que hay guerras y hombres que pelean en el ring
sé que hay buena comida, buenos vinos, buenas mujeres
y tengo sueño por la tarde
sé que hay una mujer que me ama
y tengo sueño por la tarde,
me inclino hacia el sol tras una cortina amarilla
y me pregunto:
¿Adónde habrán ido las moscas del verano?
Recuerdo la muerte tan sangrienta de Hemingway
y tengo sueño por la tarde.
Algún día no tendré sueño por la tarde
algún día escribiré un poema
que encenderá volcanes
en las colinas que están ahí fuera
pero ahora mismo tengo sueño por la tarde
y alguien me pregunta Bukowski, ¿qué hora es?
y yo contesto «3 horas, 16 minutos y 30 segundos».
Me siento muy culpable,
me siento asqueroso, inútil,
demente, tengo sueño
por las tardes,
están bombardeando iglesias,
bien, eso está bien,
los niños montan en ponys en los parques,
eso está bien,
las bibliotecas están llenas de miles de libros sabios,
hay música grandiosa encerrada dentro de la radio
y yo tengo sumo por la tarde,
tengo una rumba dentro de mí diciendo,
bah, deja que lo hagan los demás,
déjales que ganen,
déjame dormir,
el ingenio está a oscuras
barriendo la oscuridad como una escoba,
me voy a donde han ido la moscas del verano,
intentad atraparme.